• Villoldo (Entrada)

Villoldo. Sucursal madrileña del referente gastronómico de la comarca de Tierra de Campos castellana

Visitado el 10 de junio de 2017


Villoldo se autodefine como “Casa de Comidas”, ese tipo de establecimientos regentados por una familia o saga familiar que llevan años dedicándose a cocinar, ofreciendo unas propuestas caseras, de la tierra y con precios razonables.

Su origen se encuentra en Villoldo (Palencia) y más concretamente en el hotel – restaurante Estrella del Bajo Carrión, lugar en el que desde 1975 la familia Pedrosa viene ofreciendo una cocina clásica, tradicional, basada en productos naturales y frescos y que se ha convertido en el referente gastronómico de la comarca de Tierra de Campos castellana.

Villoldo, por tanto, es la sucursal madrileña del Estrella del Bajo Carrión. Aquí se trasladó una de las hermanas propietarias: Pilar Pedrosa, – ayudada en algunas ocasiones por su hijo Alfonso Fierro, jefe de cocina en la sede palentina y que alterna su presencia entre ambas localizaciones -, donde ofrece la misma cocina que en aquella: castellana, tradicional, basada en el producto.

Ocupa un semisótano, al que accedes después de descender por una escalera. Una pequeña barra y a continuación la sala, un pequeño reservado al fondo y un pequeño patio abierto a la derecha. Paredes de ladrillo encalados, y predominio del color blanco en el conjunto de la decoración. El espacio resulta muy luminoso, agradable.

Villoldo (Sala)

Villoldo (Sala)

Carta de vinos breve, claramente mejorable. Nos apetecía un rosado prieto picudo que figuraba en su carta, pero ante su ausencia aceptamos la recomendación de la casa, un Quinta Negredo, uva tempranillo, un rosado palentino, que salvo por el interés en la promoción de los productos de la tierra, no tiene notas destacables. Suficiente.

Crema de tomate con aceite arbequina. Aperitivo de comienzo. Correcto, simplemente correcto.

Villoldo (Crema de tomate con arbequina)

Villoldo (Crema de tomate con arbequina)

Tigres (Mejillones rellenos). Decepción, escasa participación del mejillón, tanto a la vista como al paladar, cuando se supone que el bicho debe ser el principal protagonista. Por aspecto y por sabor predomina un pisto de verduras.

Villoldo (Mejillones tigre)

Villoldo (Mejillones tigre)

Pimientos rojos asados con sal y aove. La presencia es importante, tienen muy buen aspecto, son gorditos, con lo cual se adivinan carnosos, y es verdad pero una vez en boca se aprecia dureza, – un poco más de horno le hubiera venido muy bien-, y una importante sosez, tuvimos que añadir sal para poder apreciar el sabor.

Villoldo (Pimientos asados)

Villoldo (Pimientos asados)

Guisantes naturales con huevo a baja temperatura. Son ya los últimos de la temporada. Al igual que en los pimientos, la presentación es agradable, pero también presenta algún defecto, en este caso, además de la falta de sal, están ligeramente pasados, esa agradable sensación en boca de un guisante natural, aquí no está presente, recuerda más al “otro” guisante.

Villoldo (Guisantes naturales)

Villoldo (Guisantes naturales)

Chipirones en su tinta. Correctos, aunque los recordaba con otra presencia y con una salsa con más potencia.

Villoldo (Chipirones en su tinta)

Villoldo (Chipirones en su tinta)

Mero al horno. Marcado en plancha y con un golpe de horno posterior. Correcto, no es la mejor ni es la peor de entre las preparaciones similares conocidas.

Villoldo (Mero al horno)

Villoldo (Mero al horno)

Crema fría de café con capuchino de chocolate blanco. Muy plano de sabor, no se aprecian claramente los diferentes componentes.

Villoldo (Crema fría de café)

Villoldo (Crema fría de café)

Tocinillo de cielo con helado de coco y piña caramelizada. En carta ya anuncian que el tocinillo es al estilo de Villoldo, con lo cual no sería correcto compararlo con las versiones a las que estamos más acostumbrados. Sin embargo el no hacer comparaciones es difícil, máxime para el defensor de los tocinillos dulces o incluso super dulces. La versión que aquí se presenta es agradable, suave y con un dulzor muy contenido. Diríamos que es una versión para todos los públicos.

Villoldo (Tocinilo de cielo)

Villoldo (Tocinilo de cielo)

Café con hielo pone el punto final a esta visita. Son ya varias las visitas realizadas a este lugar y, en general, siempre hemos salido satisfechos, pero hoy en cambio hemos apreciado una falta de sabor en la mayor parte de sus platos.

No obstante lo antedicho, sigue siendo un lugar agradable, donde se come bien, donde el trato es más que correcto – al estilo sobrio castellano, claro-, pero hoy, la sensación global no ha sido la misma.


Villoldo

C/ Lagasca, 134  Madrid

Tlf: 91 022 45 52

Reserva una mesa

Valoración

Valoraciones de los usuarios

3 (2 Votos)

Resumen

3Puntuación

Villoldo es un restaurante que ofrece una cocina basada en el producto y en los sabores de las recetas de la tradición culinaria castellana.

Sin comentarios