• Restaurante Carlos Oyarbide

Restaurante Carlos Oyarbide. El retorno de un excelente cocinero a la capital

Visitado el 26 de marzo de 2017


Después de hacer tenido establecimientos en La Moraleja, El Plantío y Marbella, ahora ha retornado a la capital otro miembro destacado de la familia de los Oyarbide: Carlos Oyarbide. Esa familia, cuyo apellido, desde el sigo XIX, forma parte de la historia de la gastronomía.

El local que ahora ocupa, en la calle Villanueva, en pleno barrio de Salamanca (y que en estas fechas cumple un año desde su apertura), anteriormente fue ocupado por Paralelo Cero, restaurante de cocina ecuatoriana que no llegó a alcanzar éxito entre la afición. A pesar de ello, he de reconocer que nunca salí defraudado de sus propuestas en las muchas visitas realizadas.

El resultado es un restaurante que podríamos calificar de estilo burgués, donde predomina la elegancia y la distinción. Nada se ha dejado al azar, todo está pensado para realce del lugar: la vajilla, la cristalería, la cuberteria, la decoración de las paredes que lucen su colección de arte, sus mesas muy bien vestidas… Destacable es la tenue iluminación del local, concentrada sobre las mesas y los platos, evitando así la dispersión de la atención por parte del comensal.

El local está articulado en diferentes espacios: zona de bar y propuestas más informales a la entrada, el espacio gastronómico al fondo del local y un pequeño apartado que funciona como comedor privado, donde luce su biblioteca gastronómica.

Servicio de sala dirigido por Carmen, esposa de Carlos Oyarbide, profesional, atento, cercano, de un gran nivel.

Bodega a la vista, breve pero bien seleccionada y con precios no excesivos. Siguiendo nuestra querencia por los vinos blancos, nos hemos decantado por un vinazo, un Remirez de Ganuza del 2014. Lo dicho un vinazo, con el siempre quedas bien.

La cocina que aquí se ofrece es de base navarra, aunque personal, basada en el producto que el mismo selecciona a diario. Por ese motivo no existe carta “convencional”; aquí la carta se escribe a mano, por ello puede variar cada día siempre en función de los productos que Carlos Oyarbide haya encontrado en el mercado, garantizando la frescura de las propuestas.

Ofrece carta y un menú de degustación. No obstante esta posibilidad, nos inclinamos por seleccionar nuestra comanda de entre las propuestas vigentes para el día.

Como es propio de este tipo de cocina, las chistorras al inicio no pueden fallar, y se agradece: la calidad es alta.

Estos son los platos que degustamos en el Restaurante Carlos Oyarbide:

Croquetas cuadradas semi líquidas de leche de oveja latxa, con picadillo y brotes de espinacas. Decir que las croquetas de Carlos Oyarbide están entre las mas destacadas de la capital, no es ninguna novedad. Son muy muy buenas, crujientes por fuera, melosas en su interior. Hay que probarlas necesariamente.

Croquetas
Croquetas

Huevo a baja temperatura, con menestra de verduras. Plato muy fino, de sabor delicado y con una suavidad en boca, exquisita. Denota excelente producto y un muy buen cocinado.

Restaurante Carlos Oyarbide (Menestra)

Restaurante Carlos Oyarbide (Menestra)

Bacalao al ajoarriero. El bacalao, estando en carta, es un fijo en nuestras comandas. Buen género, buena confección.

Restaurante Carlos Oyarbide (bacalao ajoarriero)

Restaurante Carlos Oyarbide (bacalao ajoarriero)

Cordero de leche asado. Hoy tenía un cordero – que le traen ex profeso desde su tierra, Alsasua -, que presenta asado muy lentamente y acompañado de una ensalada verde. Carne muy tierna y jugosa, realmente no se necesita cuchillo para cortar o separar la carne, basta con el tenedor. Sabrosa, con sabor a cordero y nada más que a cordero. Nada que envidiar a otros de otras localizaciones.

Restaurante Carlos Oyarbide (cordero asado)

Restaurante Carlos Oyarbide (cordero asado)

Panchineta. Buen producto, aunque en esta presentación no hay diferencias respecto a las ofrecidas en otros lugares.

Restaurante Carlos Oyarbide (Panchineta)

Restaurante Carlos Oyarbide (Panchineta)

Cafés con hielo, ponen punto final a esta visita que globalmente, nos sigue dejando las buenas impresiones que experimentamos en visitas anteriores. Carlos Oyarbide es un lugar a tener muy en cuenta por todo aquel que quiera disfrutar de una cocina de calidad en un entorno de elegancia.


Restaurante Carlos Oyarbide

Calle Villanueva, 21, Madrid

(Metro Príncipe de Vergara o Retiro)

Tlf 91 577 69 26

Reservar una mesa

Valoración

Valoraciones de los usuarios

3.3 (4 Votos)

Resumen

4Puntuación

Cocina navarra con toques personales en un entorno muy elegante, pensado para potenciar el disfrute del cliente.

Sin comentarios