• Kirikata (Entrada al local)

Kirikata. La propuesta de cocina japonesa del grupo Arzabal.

Visitado en Febrero de 2019

Kirikata es la propuesta de cocina japonesa del grupo Arzabal. Grupo ampliamente conocido, que comenzó su actividad allá por el año 2009 y que al día de hoy cuenta con espacios ubicados en diferentes puntos de la capital: Menéndez Pelayo (Arzabal Retiro) o el instalado en el Museo Nacional Reina Sofia, donde, en ambos, proponen una cocina de sabor, de cocina tradicional, basado en ofrecer un buen producto y una amplia oferta de vinos tanto nacionales como extranjeros. 

El grupo Arzabal comenzó su actividad en un pequeño local de la calle del Doctor Castelo – precisamente donde años más tarde se instalará Kirikata -, para posteriormente ir abriendo las siguientes ubicaciones a las que anteriormente me refería. 

Pero su actividad, digamos más tabernaria, no se quedó en esas propuestas, sus creadores: Alvaro Castellanos e Iván Morales, allá por el 2014 abrieron en una calle muy próxima: Antonio Acuña, un nuevo espacio de nombre A de Arzabal donde comenzaron a introducir en su oferta culinaria platos inspirados en la cocina japonesa junto con propuestas más cercanas a las que se ofrecían en las Tabernas Arzabal. 

La clientela se aficiona a sus propuestas de cocina japonesa y se produce un vuelco con doble vertiente: de una parte, la oferta “ japonesa” pasa a ser mayoritaria y de otra parte se cambia el nombre al local, que pasará a denominarse A Japanese Kirikata. 

Estos serian los orígenes de la actual denominación Kirikatacuyo nombre alude a una técnica de corte para el sashimi que consiste en colocar el cuchillo formando un ángulo de 45 grados respecto a la pieza de pescado -, ya con una oferta consolidada y apreciada tanto por critica como por público y que al día de hoy, se ha trasladado de local, pasando a ocupar el espacio donde comenzó su andadura la primera Taberna Arzabal, en la calle Doctor Castelo, que le permite potenciar su oferta de cocina caliente. 

Es un espacio – origen de la actividad del grupo-, donde dispone de una barra con dos puestos de cocina, una zona de reservado y una pequeña sala con unas cinco mesas desnudas, sin manteles ni un simple soporte para dejar los cubiertos – claro, para el supuesto que no quieras utilizar palillos. 

Kirikata (Vista parcial de la sala)

Kirikata (Vista parcial de la sala)

Su oferta gastronómica, abarca ampliamente las propuestas de la cocina japonesa: ensaladas, tartares, sashimis, tatakis, usuzukuris, uramakis, nigiris, tempuras, arroces, sopas, pescados, baos, carnes y su principal aportación a este tipo de cocina: la robata. Su oferta se complementa con un breve apartado de postres, apenas  tres propuestas, donde la presencia de especialidades  japonesas es meramente testimonial, solo aparecen unos Mochis con diferentes sabores, y dos ofertas mas “clásicas”, un Coulant de chocolate y la famosa Torrija de Arzabal.  

El día de nuestra visita, nuestra experiencia comienza con un vermut Lustau que acompaña los aperitivos de inicio. 

 Edamame ligeramente picante y Ensalada de calamar, algas y jengibre. Ambas sabrosas y con buenos sabores . 

Kirikata (Edamame ligeramente picante)

Kirikata (Edamame ligeramente picante)

Kirikata (Ensalada de calamar, algas y jengibre)Kirikata (Ensalada de calamar, algas y jengibre)

Kirikata (Ensalada de calamar, algas y jengibre)

Para la primera parte de nuestra comanda, la digamos parte fría, nos decantamos fundamentalmente por su oferta de nigiris, con la excepción de un muy buen uramaki. 

Destacable la originalidad que supone su versión del nigiri de salmonete que permite degustar el salmonete en su integridad, presentándolo repartido entre nigiri, sashimi y su carcasa frita; para el resto de los nigiris, es cierto que manejan un buen producto, que está bien presentado, que los sabores son limpios pero globalmente, esperábamos más, dicho de otra manera, no desplazan en nuestras preferencias a otros lugares. Sé que es cuestión de gustos, lo cual no implica ni mucho menos negar su calidad, porque “haberla hayla”.

  • Uramaki de langostino crujiente con aguacate y salsas de anguila y spicy.  Soberbio por texturas y sabor. 
Kirikata (Uramaki de langostino crujiente y aguacate con toques de salsas de anguila y spicy)

Kirikata (Uramaki de langostino crujiente y aguacate con toques de salsas de anguila y spicy)

  • Nigiri de atún toro con tartar de tomate y panko.
Kirikata (Nigiri de atún toro con tartar de tomate y pan panko)

Kirikata (Nigiri de atún toro con tartar de tomate y pan panko)

  • Nigiri de salmonete, con sashimi de salmonete y su carcasa frita con boniato deshidratado. 
Kirikata (Nigiri de salmonete)

Kirikata (Nigiri de salmonete)

  • Nigiri de anguila. 
Kirikata (Nigiri de anguila)

Kirikata (Nigiri de anguila)

En la parte principal de nuestra comanda, vamos a por la parte caliente, y aquí, sin duda, hay un salto cualitativo en su cocina. Nos han gustado los dos platos que hemos demandado. 

  • Ventresca de atún en robata, con salsa de yakiniku y miso, acompañada de esparragos y cebolla encurtida. Plato elaborado en una de las estrellas de la casa, la robata. Excelente textura y sabor, donde se aprecia ese toque ahumado tan característico y que viene acompañado de una salsa que pide pan para rebañar, y que si lo pides – cosa extraña en un restaurante de cocina japonesa-, te lo pueden servir.
Kirikata (Ventresca de atún, espárrago verde, cebolla encirtida y salsa de yakiniku y miso)

Kirikata (Ventresca de atún, espárrago verde, cebolla encurtida y salsa de yakiniku y miso)

  • Katsudon de presa ibérica, sobre arroz, con cebolla caramelizada en soja y mirin y crema de yema de huevo. Uno de los platos más  demandados por la clientela, y que una vez probado, por la textura de la carne, y por sus acompañamientos, tanto la cebolla como ese arroz con la melosidad que le aporta la crema de huevo, es un platazo. 
Kirikata (Katsudon de presa ibérica, sobre arroz con cebolla caramelizada y crema de huevo)

Kirikata (Katsudon de presa ibérica, sobre arroz con cebolla caramelizada y crema de huevo)

En el capitulo postres, pues hacemos un mix entre uno japonés y otro archiconocido, 

  • Mochi de yuzu, con helado de te verde y garrapiñadas al wasabi. Fresco, limpia muy bien el paladar. 
Kirikata (Mochi de yuzu con helado de té verde)

Kirikata (Mochi de yuzu con helado de té verde)

  • Torrija de Arzabal con helado de vainilla. Postre clásico de Arzabal, muy conocido por los aficionados y considerada entre las mejores torrijas de la capital. 
Kirikata (Torrija de Arzabal con helado de vainilla)

Kirikata (Torrija de Arzabal con helado de vainilla)

Y ya con nuestro cafe con hielo y nuestra manzanilla ponemos punto final a esta visita. 

Sin duda Kirikata es un restaurante de cocina japonesa que ofrece un buen nivel de calidad en sus propuestas. Aunque en nuestra modesta opinión, ofrece más calidad en sus propuestas “calientes”, y ello sin desmerecer el resto de sus propuestas. 

Kirikata.

Calle Doctor Castelo, 2    Madrid

Tlf:  91 435 88 29

Precio medio, en torno a 70 – 75   €/pax

Reservar una mesa 

Valoracion

Valoraciones de los usuarios

0 (0 Votos)

Resumen

3,5Puntuación

Kirikata, la apuesta por la cocina japonesa del grupo Arzabal. Ofrece un buen nivel de calidad en sus propuestas, nivel que se incrementa con su oferta de cocina caliente, donde destaca el uso de la técnica de la robata, esa técnica de cocina a la brasa japonesa que aporta toques de ahumado tan característicos.

Sin comentarios

    El RGPD nos obliga a informarte de que al dejar un comentario tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente.

    Información básica sobre protección de datos:

    Responsable: Comer con Gusto - Eva Gracia

    Finalidad:Moderar los comentarios y evitar el spam.

    Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que indica que conoces y aceptas la política de privacidad)

    Comunicación de los datos: No cederemos datos a terceros salvo obligación legal.

    Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y supresión.

    Contacto: hola @ comercongusto.es